Juez penaliza a abogados litigantes por no usar Inteligencia Artificial

09/01/2019

Juez penaliza a abogados litigantes por no usar Inteligencia Artificial

09/01/2019

¿Qué harías si un Juez rechaza los gastos incurridos en investigación y reduce tus honorarios por no haber utilizado Inteligencia Artificial a fin de ser más eficiente y reducir horas y costos en un litigio? ¿Será una muestra de lo que se viene?

La Corte Superior de Justicia de Ontario acaba de resolver de esta manera un caso, reduciendo honorarios y rechazando el reembolso de gastos por investigación legal, basándose, entre otras cosas, en que los abogados litigantes no utilizaron Inteligencia Artificial para estas tareas, con lo cual se habrían reducido horas de trabajo y costos del litigio (https://abovethelaw.com/2019/01/judge-penalizes-lawyers-for-not-using-artificial-intelligence/?rf=1).

El debate sobre los honorarios de los abogados no es nuevo y genera nuevas preguntas que debemos abordar: ¿El modelo de las Billable Hours se está agotando? ¿Cómo cuantificamos nuestro tiempo para ser más eficientes? Si aplicáramos un rediseño de nuestra práctica basados en el user centered design, ¿cuál sería la mejor metodología de honorarios para el cliente? ¿Tenemos una estrategia de honorarios y captación de clientes?

Pero aquí no termina la problemática. A este panorama debemos sumarle el claro proceso de commoditización que está viviendo el ejercicio de la abogacía (y varias profesiones tradicionales también) que tracciona hacia la baja los honorarios de los profesionales.

¿Nos ha llegado el momento de la disrupción a los abogados?

Por lo pronto, no se puede desconocer que la irrupción de nuevas tecnologías vuelve cada vez más obsoleto el trabajo del abogado.

La globalización, gratuidad, accesibilidad y ubicuidad del conocimiento derriba barreras y mitos.

Y el carácter conservador de la profesión legal, que ha mantenido su business model prácticamente intacto durante décadas, dificulta a esta industria adaptarse a los nuevos cambios y tendencias.

El abogado se está volviendo un commodity y entonces comienza a cotizar por precio y no por calidad.

En este punto surgen otros interrogantes: ¿Cuál es mi ventaja competitiva? ¿Por qué un cliente me elegiría a mí y no a la competencia? ¿Cuál es mi propuesta de valor diferenciadora? O ¿Cómo agrego valor a mi cliente?

La disrupción está aquí.

En un artículo fundacional, Joseph L. Bower y Clayton M. Christensen se preguntaban por qué a las compañías líderes les cuesta trabajo mantenerse en la cima de sus industrias cuando las tecnologías o los mercados cambian (Disruptive Technologies: Catching the Wave, HBR, Jan/Feb, 1995).

La disrupción le está llegando a la industria jurídica. Se entiende como innovación disruptiva a aquella que conduce a la aparición de productos o servicios con una estrategia disruptiva (que produce ruptura brusca) a fin de competir contra una tecnología dominante, buscando una progresiva consolidación del mercado (https://es.wikipedia.org/wiki/Tecnolog%C3%ADa_disruptiva). El punto es que la tecnología dominante, por ser dominante, se vuelve grande, obsoleta, burocrática y tan inmóvil que le cuesta percibir el cambio de tendencia.

IBM, la big blue, dominante en el mercado de los computadores mainframe no percibió el cambio de tendencia de los minicomputadores y luego de los computadores personales, introducidos por Apple. Blockbuster no comprendió el cambio de tendencia y hoy todos hablamos de Netflix. Kodak inventó la cámara digital pero no le dio curso a esa idea: sin embargo, se convirtió en el mainstream y Kodak no fue la empresa dominante en esta área. Abundan ejemplos de compañías dominantes en una industria o segmento que no logran percibir los cambios de tecnología o tendencias emergentes.

¿Nos estará pasando esto a los abogados en este momento? ¿Estamos ignorando la disrupción que se viene?

La disrupción y la competencia hoy provienen de diferentes frentes. Una empresa de tecnología podría llegar a ser un competidor directo de un gran estudio jurídico.

La disrupción y la competencia siempre reduce costos, commoditiza o vuelve obsoleto el modelo de negocios actual, reduce Market Share o directamente elimina a los líderes dominantes.

¿Qué pasará en nuestra industria jurídica?

Y más importante aún, vos, ¿cómo te estás preparando para el cambio?

¿Querés recibir las últimas novedades y artículos?